Desafío en tus ojos

Verme reflejado
en el desafío
de tus grandes
y enormes ojos,
fue como entender
cuánto he perdido
y cuánto he ganado...

Next

El balcón

Hoy me toca sentarme
en el balcón y ver el horizonte,
allá donde las flores lilas
pintan tu nombre,
donde las jacarandas
y sus caprichosos nudos
estampan entre paredes
tu recuerdo,
allá lejos,
a donde se va
el mirar ajeno
de mis ojos
y no encuentra el sosiego
ni su pálido regreso...

Next

Bukowski y Cortázar

Si encuentro, en mi camino
a Bukowski,
le diré que me enseñó
que la pálida oscuridad
es luz
y si encuentro a Cortázar
le diré que me enseñó
que la ternura
la encuentro ahora
en las esquinas
de lo cotidiano...

Next

Lunas perforadas

Lunas que no son mías,
lunas con historia
e ignominia a cuestas,
lunas perforadas,
deshabitadas de inmundicia,
lunas permanentes,
sonrisa defenestrada
por el tiempo y el espacio,
testigo de las mareas que lloran
su propia luna...

Next

Sufrir subversivo

Ella es como el aleteo constante
de las alas de Voltaire,
como el sufrir
subversivo de Allan Poe,
como el párrafo
infinito de Ray Bradbury,
¿estaré a su altura?

Next

Parábola

Cuando te vea por última vez,
nos despediremos con los ojos,
pues fue
a través de éstos
que hizo su ingreso la parábola
de nuestra
pequeña historia...

Next

Joseph Conrad

Dormir frente a esa ventana
es dejar abierta la puerta
a los demonios sin alas
y a los ángeles caídos,
a ver cuál de ellos
se ocupa de poner
el corazón en tinieblas
como Joseph Conrad
y Marcus Bleasdale
lo hicieron en su momento...

Imagen: Detalle de la fotografía de Marcus Bleasdale

Next

Apocalipsis

Cierro los ojos
y veo en blanco y negro
que aún estás aquí,
lo que se marchó
fueron tus colores...
¿Puedo pedirte
que me des entonces
tu llanto mi cielo,
antes que el mar
se vacíe
y el invierno se seque..?

Foto: Hiro / Modelo: Jerry Hall

Next

Jinetera

Debí quedarme
impregnado a sus paredes,
ponerme a la orilla del mar
y ser sus olas,
volverme la jinetera
que roza sus lágrimas
en el malecón
y llora el sexo de su amado,
debí ser ladrón de corazones
en vez de que se robaran el mío,
debí quedarme con Tamara
y con Mario Conde,
debí diluirme en su Niebla del ayer...

Next

Celulitis

La única forma
de dormir bien
era cuando mi mano
se posaba en los gordos
de tu cintura,
y mi boca se dirigía
a las celulitis
de tus piernas,
en un encuentro cómplice
con aquellos hermosos defectos
y la oscuridad...

Next

Quién soy. / Who am I.

Bievenido!

Antropólogo social, estudiante de la arquitectura de la palabra, el pensamiento y las emociones. Me motiva el contacto de los ojos y la inteligencia, la textura poética se ha ha convertido en mi piel y la prosa en mi respirar. Tengo, ahora, ojos de poesía y todo lo que veo, lo convierto al contexto del corazón.

Envía tu poema. / Send your poem.

Escríbeme.
¿Deseas aprender a escribir poemas?
Mándame los tuyos para evaluarlos y darte consejos.